Al ser precursor de la serotonina,  un aporte insuficiente de triptófano  implica bajos niveles  de serotonina. Por ello, podemos  sentirnos más decaídos o notar agobio, estrés o apatía.