• cabecera_4

Por qué dejar de fumar mejora tu estado de ánimo

contratabaco2

Dejar de fumar es sin duda una de las medidas más acertadas no sólo para nuestra salud física, propia y la de los que nos rodean,  si no también para la psicológica y el estado anímico. Aunque te sorprenda, estudios científicos han demostrado que, una vez superado el proceso, dejar el tabaco tiene evidentes beneficios para el estado del ánimo.  Aunque cuando empezamos en el camino (muchas veces largo y complicado) de dejar de fumar, podemos notarnos más irritables, malhumorados o ansiosos, a medio plazo no sólo recuperaremos un buen estado de ánimo si no que será incluso mejor que cuando éramos fumadores. Según los expertos, el proceso de dejar el tabaco puede desanimarnos al principio: es una consecuencia de la falta de nicotina, a la que el fumador está habituado. No obstante, una vez completado el proceso de la deshabituación tabáquica (sea con ayuda de productos o terapias para ello) las personas que consiguen mantenerse sin fumar mejoran su ánimo y tienen menos síntomas depresivos que cuando eran fumadoras. ¿Aún te faltan razones para intentarlo? Pues venga ¡adelante!

En la actualidad hay numerosos métodos que facilitan el complicado proceso de dejar de fumar, desde terapias psicológicas hasta fármacos específicamente indicados para ello. Además de todos ellos, existen nutrientes, como el triptófano, que pueden ser un aliado más para encarar el reto.

¿Por qué el triptófano puede ayudarnos en procesos de cambio como dejar el tabaco? Pues porque el triptófano es un aminoácido esencial que interviene en el proceso de producción de la serotonina, conocida popularmente como la hormona de la felicidad, y que en realidad, interviene  de muchas funciones fisiológicas, como la regulación del estado del ánimo, la temperatura o el ciclo sueño-vigilia. Como sabéis los que nos seguís, el aminoácido triptófano se encuentra en muchos alimentos, como los plátanos, los aguacates, las carnes magras o el chocolate. Debemos aportarlo a través de la alimentación – o en forma de suplementos que lo contengan  cuando fuera necesario- ya que nuestro cuerpo no puede fabricarlo. En algunos casos de episodios de ansiedad o estrés severo, como el que puede darse cuando acabamos de dejar de fumar, nos mudamos de casa, nos separamos, tenemos un nuevo trabajo o cualquier situación de cambio importante es posible que aumentar el aporte de triptófano pueda sernos útil para mantener un buen nivel de serotonina.

Así que ya sabes: ¡Arriba ese ánimo!  Dejar de fumar no es fácil, pero no imposible. Y mucho menos si lo encaramos con mente positiva! Recuerda que en  muchos hospitales y clínicas existen programas especializados para dejar de fumar (unidades de tabaquismo) donde pueden atenderte para abordar el problema de la mejor manera posible y maximizar así tus posibilidades de éxito. ¡Consúltalos!

Obligatorio
Obligatorio
Obligatorio